Usuario - - Acceso de Usuarios
Miércoles - 17.Julio.2019

Alojamientos
Turismo Rural en Noya, Muros y alrededores Turismo Rural
Hoteles en Noya, Muros y alrededores Hoteles
Rutas
Ayuntamientos
Boiro. Lugares. Historia. Fiestas Boiro
Brión. Datos de interés. Historia. Fiestas Brión
Carnota. Lugares. Historia. Fiestas Carnota
Lousame. Lugares. Historia. Fiestas Lousame
Muros y sus alrededores. Datos de interés. Historia. Fiestas Muros
Noia. Datos de interés. Historia. Fiestas Noya
Outes. Lugares. Historia. Fiestas Outes
Padrón. Lugares. Historia. Fiestas Padrón
Porto do Son. Datos de interés. Fiestas. Historia Porto do Son
Rianxo. Lugares. Historia. Fiestas Rianxo
Rois. Lugares. Historia. Fiestas Rois
Costa de la muerte
Camariñas. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Camariñas
Cee. Lugares. Historia. Destacados Cee
Corcubión. Lugares. Historia. Destacados Corcubión
Fisterra. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Fisterra
Laxe. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Laxe
Malpica. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Malpica
Muxía. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Muxía
Ponteceso. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Ponteceso
Vimianzo. Lugares. Historia. Destacados. Fiestas Vimianzo

Vimianzo. Museo del Tiempo

ver las estadisticas del contenido recomendar  contenido a un amigo

El municipio coruñés de Vimianzo es la capital natural de la Tierra de Soneira. Forma parte de la denominada Costa da Morte y linda con los municipios de Laxe, Camariñas, Muxía, Dumbría y Zas. Por la parte sureste limita con el Encoro de Fervenza, que lo separa del municipio de Mazaricos.

Cuenta con 187 kilómetros cuadrados de superficie distribuidos en 14 parroquias en las que viven un total de 8.543 personas. Se llega aquí desde A Coruña, camino de Fisterra, por la C-552, y desde Santiago pasando por Santa Comba y Zas, o bien por Negreira y Baíñas.

La base económica de este municipio es la ganadería, aunque también es muy importante la producción maderera (contamos con un número destacable de aserraderos). En industria es de salientar la presencia de una empresa en Castrelo dedicada a la extracción y comercialización de caolín, y otra de fabricación de artículos de cuero. La riqueza del Río Grande y de sus afluentes favorece la producción piscícola, al mismo tiempo que se aprovecha la fuerza del agua en varias centrales hidroeléctricas.

Para dar acogida a nuestros visitantes, en Vimianzo contamos con seis hostales y trece restaurantes, además de dos viviendas vacacionales situadas en las parroquias de Calo y Carantoña.

La gastronomía es de una gran variedad y riqueza: sabrosas carnes, deliciosas caldeiradas de pescado y, ante todo, mariscos de la Costa da Morte. Incluso se pueden degustar carnes exóticas como la de avestruz, ave que se cría en una granja asentada en la capital del municipio.

También poseemos un importante legado histórico; Vimianzo es un municipio en el que se puede apreciar la evolución de la civilización humana desde la Edad Castreña hasta la actualidad: dólmenes, mámoas, petroglifos, castros, muestras del Románico y del Renacimiento, arquitectura civil y religiosa, confluyen en la diversidad de las tierras soneiranas. El Castillo de Vimianzo fue testigo desde su construcción (a finales del siglo XII), de cruentos enfrentamientos entre la mitra compostelana, la nobleza, la hidalguía y el campesinado, y escribió más de una página en la historia de Galicia.

Otros puntos de interés son el Pazo de Trasariz, el Cruceiro dos Santos (Cheis), la necrópolis suevo-romana de Tines, los dólmenes de Pedra Cuberta (Treos), Casota de Freáns (Berdoias) y Pedra da Arca (Baíñas), y las numerosas iglesias parroquiales y pequeñas ermitas.

Además, se pueden contemplar hermosas panorámicas desde el Monte Faro, el Alto de San Bartolo o la Casa do Prado.

Mención aparte merece el conjunto de los Batanes de Mosquetín, muestra del aprovechamiento del agua en los acabados de la artesanía textil en la que Vimianzo, al igual que Camariñas y Muxía destaca, al contar con un gran número de palilleiras, siendo el encaje de bolillos otro de los atractivos de este ayuntamiento. Numerosas festividades religiosas y paganas se suceden a lo largo de todo el año: San Vicente, la Cruz de Serramo, San Pedro de Berdoias, Santiago de Cereixo y Nuestra Señora del Carmen en Vimianzo. Reviste un carácter especial la Fagía de Carnés (la víspera de San Cristóbal), fiesta en la que antiguamente se daba de comer a los pobres y que hoy se ha convertido en una fiesta gastronómica en la que se pueden degustar los sabrosos callos (típico plato gallego a base de garbanzos y carne de cerdo).

Vimianzo. Museo del tiempo

Vimianzo acoge además otras celebraciones organizadas por el Ayuntamiento y por distintas asociaciones culturales, entre ellas la Fiesta del Potro, varios festivales folclóricos, el Asalto al Castillo (rememorando las revueltas irmandiñas) o la competición de bajada de carrilanas en Trasouteiro.


Las tierras de Vimianzo y, en general, del Valle de Soneira, tienen sobre sí el peso de la Historia y en ellas son perfectamente visibles las huellas de nuestros antepasados; hoy podemos disfrutar de este importante legado gracias a su buen estado de conservación.

Sabemos que en nuestro territorio hubo importantes asentamientos durante el Neolítico (V-III milenio a. C., aproximadamente) de los que hoy en día todavía se conservan numerosas mámoas, dólmenes, petroglifos y castros esparcidos por toda la geografía del municipio.

La necrópolis de Tines nos ha permitido conocer algo más de los suevos y de los romanos. Importantes caminos antiguos cruzaron este municipio, que fue testigo de peregrinaciones multitudinarias, dando así origen a pueblos y templos cristianos.

Además, en épocas pasadas la Tierra de sonería estuvo habitada por las más importantes familias nobiliarias gallegas, y esto se refleja en los numerosos pazos y casas nobles que todavía se conservan, pero sobre todo en el Castillo de Vimianzo, que perteneció a las familias de los Moscoso y los Altamira.

Las abundantes ermitas, capillas e iglesias, y también los cruceros, puentes y fuentes traen hasta nuestros días el arte de distintos estilos y épocas.

A lo largo del tiempo, las gentes de Vimianzo han tenido que ingeniárselas para satisfacer sus necesidades cotidianas. Clara muestra de este ingenio son los molinos y el conjunto de batanes de O Mosquetín, que durante décadas permitieron a los vimianceses aprovechar la fuerza de las aguas del Río Grande.

Las antiguas tradiciones perviven también en algunos oficios: aún hoy un gran número de mujeres elaboran el encaje de bolillo, lo que ha hecho que la figura de la palilleira continúe viva a pesar del paso de los años.

Numerosas fiestas religiosas y paganas se han venido celebrando durante siglos en Vimianzo, algunas de ellas tan arraigadas como la Fagía de Carnés, que todavía sigue existiendo y que podemos rastrear desde mediados del XIX, aunque suponemos que su verdadero origen data ya de mediados del XVIII, época en que fueron fundadas la mayoría de las cofradías parroquiales gallegas.

Por todo lo anterior, Vimianzo puede ser considerado un museo del tiempo que puede ser visitado en cualquier época del año.

28/06/2006 ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar